Comunidad de Opositores
"; } else { echo "
"; } ?>

Aniversario implantacion NOJ

"; } ?>
Hoy, 10 de noviembre, se cumple un año de la implantación de la NOJ en Burgos y Murcia

Lejos de lo que proclama el Ministerio, los “números” están demostrando que la NOJ no funciona.

Quizás el mes de noviembre de 2010 y algunas semanas anteriores haya sido el periodo en muchos años en que menos se ha “producido” en los órganos judiciales de Burgos y Murcia pues la actividad de los juzgados se vio seriamente afectada por la implantación de la NOJ: la deficiente implantación de los sistemas informáticos, la preparación de alardes y empaquetado de cajas de expedientes; recibir formación sobre la marcha de la migración de expedientes; tramitar los asuntos que habían atrasados; los procesos de acoplamiento de los trabajadores en los nuevos puestos, etc, etc, etc.
 
Un año después, los principales problemas que presenta la NOJ y que el Ministerio trata de parchear pero que es incapaz de adoptar una decisión definitiva, son:
 
• La infradotación de plantillas para asumir todos los cambios en los nuevos servicios.Este es el principal problema que el Ministerio debe solucionar inmediatamente.
 
• El personal de refuerzo nombrado hace ya un año, suman en total entre las dos ciudades más de 50 refuerzos, que, a pesar de que el ministerio pretende cesarlos a finales de este mes según ha anunciado, son tan necesarios como el resto de la plantilla, pues se ha demostrado que la NOJ no puede sobrevivir sin un incremento de la plantilla si queremos que este nuevo sistema organizativo repercuta en una verdadera agilización de la Justicia –que es el objetivo de todos- pero, en ningún caso, esto se puede conseguir a coste cero como pretende el ministerio, sin una importante inversión en medios personales. 
 
• Los programas informáticos siguen sin funcionar correctamente: el Minerva-NOJ, E-fidelius, la Agenda de Señalamientos, y otros que, no habiéndose implantado en estas ciudades, como el EJE (Expediente Judicial Electrónico) hubiera sido precisa su implantación (aunque de una forma correcta y no como se ha implantado en la Audiencia Nacional)
 
• El continuo trasiego de expedientes entre los diferentes órganos supone un aumento inútil de resoluciones y de notificaciones, un aumento de la burocracia y con ello un aumento innecesario de las cargas de trabajo, pero no un aumento en la agilización de la Administración de Justicia como se pretende. 
 
• La formación,es totalmente insuficiente. No solamente hay que dar suficiente formación, sino que ésta sea de calidad y cumpla su objetivo principal, esto es, adquirir los conocimientos necesarios para afrontar las novedades de la NOJ.
El esfuerzo extraordinario que cada día realizan los trabajadores, a veces sin compensación alguna, para poder tener el trabajo al día y atender a los profesionales y ciudadanos, pone de manifiesto que, un año después, no se ha podido llegar a los parámetros de hace un año, hay multitud de juicios suspendidos (sobre todo en la Jurisdicción Penal), se señala con más espacio de tiempo, llegan menos recursos de apelación a los Órganos superiores,…
 
Y esto que ocurre en Murcia y Burgos, es perfectamente aplicable al resto de ciudades donde se ha implantado con posterioridad la NOJ –Cáceres, Ciudad Real, Cuenca, Mérida y recientemente León-.
 
Seguramente todas estas razones habrán sido tenidas en cuenta para que la NOJ no se haya implantado en su totalidad en ninguna de las CCAA con competencias, salvo casos puntuales y en el País Vasco, donde sí que se ha hecho una importante apuesta presupuestaria (también dirigida a los trabajadores allí destinados) y se ha programado una implantación por fases.
 
Fuente: CCOO
 
"; } ?>